20 AÑOS PROMOVIENDO LA VIDA, LA JUSTICIA Y LA PAZ.

Fue en 1996, cuando la guerra estaba acabando con las esperanzas de las personas, cuando el Oriente Antioqueño estaba en silencio, desahuciado, sin fuerzas para continuar, donde Dios puso en el corazón  de un valiente la idea de reunir a más de 200  dirigentes para hablar de las problemáticas de la región,  este hombre fue Monseñor Flavio Calle Zapata, quien animado por el amor a Dios logró conformar varias subcomisiones, entre ellas la Comisión Vida, Justicia y Paz, la cual nace como un camino para construir paz en el territorio.

Con el pasar de los años esta comisión fue tomando mayor fuerza y reconocimiento fuera y dentro de la región por su labor en pro de la vida, la justicia y la paz, con actores armados, sociedad civil, la humanización del conflicto y el acompañamiento a los diferentes procesos ciudadanos. Todas estas grandes labores hicieron de esta comisión un verdadero camino de esperanza para empezar a construir la paz que tanto anhelaba el territorio.

Fue entonces, en 1998 que por iniciativa de varias organizaciones entre ellas la Cámara de Comercio del Oriente, la Universidad Católica de Oriente, Municipios Asociados del Oriente Antioqueño (MASORA), Comfama, CORNARE, ASOCOLFLORES, representantes de la juventud y de del sector financiero,  entre otros tantos, que la Comisión Vida, Justicia y Pazse transformó a la Corporación Vida, Justicia y Paz, legalmente constituida, y la cual permitiría gestionar proyectos sociales encaminados a promover el desarrollo humano integral de los habitantes del Oriente Antioqueño.

Ya son 20 años promoviendo la vida, la justicia y la paz desde los principios eclesiales, la tenacidad, la esperanza, la  pasión y el compromiso, buscando siempre un trabajo conjunto con la comunidad y reconstruyendo el tejido social que antes se había visto dañado.

Hoy, después de tantos procesos y logros alcanzados la corporación cumple un año más de servicio, entrega y dedicación buscando siempre la promoción y la defensa de los Derechos Humanos, fundamentado en la dimensión espiritual, con ejercicios de participación para el empoderamiento de una sociedad justa y en paz desde procesos de memoria, perdón y reconciliación que permiten la construcción de paz territorial.

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.